Noticias

¿Embriones congelados o embriones frescos?

By  | 

Poco después del palo que supuso el que nos dijeran que teníamos que esperar otro mes más para la llegada del ansiado embarazo y que nuestros embriones quedaban congelados hasta entonces, llegó a mis manos un artículo en el que se comentaba un estudio sobre si era mejor transferir embriones congelados o embriones frescos. Como entenderéis me lo leí entero y casi lo memoricé.

Antes de contaros el estudio os explicaré como viven los embriones congelados según leí en un artículo de la página elblogdelafertilidad.com, o por lo menos como los tienen ellos (no creo que varíe mucho de una clínica u hospital a otro):
Según podeis leer en el artículo, viven uno, dos o tres embriones en unos cubiletes de plástico dentro de unas barritas blancas de plástico también. Dentro tienen puesto el nombre y son de diferentes colores para poder identificarlos.
Al parecer se pueden congelar en distintas fases del desarrollo: en el momento de la fecundación, en el que solo es una célula, o hasta cinco o seis días después en estadio de blastocito (es el previo a la implantación del embrión en el útero materno), que ya tiene muchas más células (unas 200) pero el tamaño es el mismo. Para mantener a salvo los embriones y que no ocurra nada durante la congelación se utiliza una técnica llamada vitrificación: pasan de 37º a -196º en pocos minutos, quedando convertidos en un material sólido similar al vidrio. ¡¡¡Increíble, y todo eso para unos embriones que son microscópicos!!! Incluso pueden aguantar dos vitrificaciones, pero los expertos dicen que más de dos congelaciones y descongelaciones puede deteriorar la calidad embrionaria.
Al parecer no hay límite de tiempo de vida de un embrión congelado. Podéis ver aquí un record de un niño que nació de un embrión que estuvo congelado durante ¡¡trece años y medio!!

Después de esta pequeña explicación volvemos al estudio: fue llevado a cabo por especialistas del hospital del Mar de Barcelona, los cuales llegaron a la conclusión de que aumenta en un 30% las posibilidades de embarazo en un FIV utilizando embriones congelados en vez de embriones frescos.
Comentan que esto es debido a que, cuando están frescos, los introducen en un endometrio (membrana mucosa que recubre la cavidad del útero que se engrosa para estar receptivo para el embrión) que no está preparado.
También, según el estudio, se evitarían casos de síndrome de hiperestimulación ovárica que durante el embarazo se agravan los síntomas aún más.
Según ellos hay varios puntos en contra. Primero está el coste, sería más caro congelarlos y mantenerlos en frío que implantarlos directamente. También comentan que sería difícil convencer a las mujeres de que esperen un mes más después de las ganas que tienen de quedarse embarazadas y del tiempo que ya han esperado para ello.
No sé, a mí el último punto no me importaría, yo elegiría esperar seguro. No sé si es porque ya lo he vivido y, al fin y al cabo, pensándolo bien no me resultó tan malo, pero yo creo que si te dicen que vas a tener más probabilidades de quedarte embarazada no creo que nadie se vaya a poner de uñas y a pedir a gritos que le implanten sus embriones ya. Es una opinión, aunque cada uno es cada uno y tiene sus razones para elegir una cosa o la otra.

¿Vosotras que pensáis? ¿Estaríais dispuestas a esperar un mes más si pudierais elegir?