Proceso

Dia 1: comienza la locura

By  | 

Uno de diciembre de 2011, aquí empieza nuestra aventura, ¡y menuda aventura! Ese día se instaló en nuestras cabezas la locura de querer ser padres. ¿Y cual fue la razón que nos llevo a tomar esta decisión? La verdad, nose deciros exactamente. Yo he querido de siempre tener niños pero nunca nos lo habíamos planteado seriamente y de repente me apetecía tener uno antes de los 30 años (por aquel entonces yo tenía 29). Mi yaya murió ese año, en el mes de septiembre, y al pensar que no podría conocer a sus biznietos me llenaba de tristeza. Yo la quería muchísimo y eso ya no iba a poder ser y no quería que pasara lo mismo con los abuelitos que me quedaban. Lo hablamos y decidimos que era el mejor momento, los dos con trabajo, con piso en propiedad, sin deudas… He de deciros que en realidad nunca va a ser un buen momento, siempre encontrareis alguna excusa, algún miedo que os haga echaros para atrás. Una de mis tías me contó una vez su historia de cuando decidieron tener a mi primo. Según ellos era el mejor momento, con trabajo y piso, todo giraba a su favor. Resulta que cuando se quedó embarazada echaron a mi tío del trabajo y tuvieron que mudarse de casa. Y no paso nada, tiraron para delante sin problema. Así que el mejor momento es cuando estéis a gusto el uno con el otro y veáis que seréis capaces de criar juntos a un bichito que hará que no viváis vuestra vida anterior a el nunca más y, aún así, consigáis tirar para adelante. Y ese momento a nosotros nos llego un día de noviembre de 2011 sentados en el sofá y el uno de diciembre deje de tomarme el anticonceptivo.

Ahora quedaba la decisión de decírselo o no a nuestras familias, amigos y compañeros. Por unanimidad decidimos que no, para que fuera una sorpresa y además no estuvieran agobiándonos preguntando cada dos por tres, que aunque lo harían porque se preocupan, creo que hubiera supuesto un estrés añadido. Ya estaba hecho, ahora solo era cuestión de esperar. Lo que no nos imaginábamos era cuanto tendríamos que hacerlo, nunca sabes cuanto tardarás. Desde ese momento comencé a meterme en la páginas de embarazadas y bebes y a apuntarme a lo que veía. Soy una persona súper positiva y mi optimismo me llevaba a pensar que no tardaríamos en quedarnos embarazados. Antes de los 30, antes de los 30, me repetía una y otra vez…

Después de varios meses haciendo un test de embarazo casi por mes, ya que el periodo me venia bastante irregular y me agobiaba cuando se retrasaba, decidí ir al medico a comentarlo para comprobar si eso era normal o no.
Así que un día de Abril me acerque al centro médico. La doctora que me atendió era muy relajada y me dijo que podía ir para largo y que hasta que no llevara dos años intentándolo no me preocupara. Los retrasos en la regla eran normales por haber dejado de tomarme el anticonceptivo. Le comente que llevaba dos años sin ir al ginecólogo y que me tocaba, su respuesta fue que cuando me quedara embarazada ya me harían revisiones, después me dijo que tomara ácido fólico y me mando para casa. ¿Así, sin más? Pues si, no parecía por la labor de hacerme nada mas. En fin, la que entendía era ella….

Después de flipar un poco con la doctora y de no poder preguntar a nadie si esto era normal, ya que no era secreto, sino secretísimo, seguimos intentándolo. La ilusión seguía ahí y más ahora que sabíamos que podía ser normal que tardáramos… ¿Os he dicho ya que soy súper positiva?